Presidente del Caucus Demócrata Joe Crowley y la Congresista Jackie Speier Piden Investigar la Conducta Sexual Inapropiada y Acoso del Presidente Trump

December 13, 2017
Press Release

(Washington, D.C.) - Hoy, el presidente del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes Joe Crowley (D-NY) y la congresista Jackie Speier (D-CA) pidieron a la Oficina de Ética Gubernamental de los EE.UU. que investigue las acusaciones creíbles de acoso sexual cometido por el presidente Donald Trump.

Al menos 19 mujeres han acusado al presidente Trump de acoso, contacto físico no deseado y otras conductas sexuales inapropiadas. Sin embargo, las autoridades federales y el Congreso aún deben investigar y llevar a cabo la supervisión apropiada.

"Las acusaciones creíbles de conducta inapropiada contra el titular de la oficina más alta de la nación no han sido investigadas. Tras la publicación de un video en octubre del 2016 en el que el entonces candidato Donald Trump admite, y se jacta de realizar insinuaciones sexuales no deseadas e inapropiados hacia las mujeres, numerosas personas han compartido sus historias personales sobre sus encuentros”, escribieron Crowley y Speier. 

"Creemos que los funcionarios públicos deben establecer un estándar de oro para el comportamiento profesional, particularmente aquellos que ocupan altos puestos como el de congresista, senador y, especialmente, presidente de los Estados Unidos".

Crowley y Speier firmaron una carta del Grupo de Trabajo Demócrata de Mujeres pidiéndole a Trey Gowdy, presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental que investigue las acusaciones creíbles contra el presidente. Hasta ahora, el congresista Gowdy y los republicanos miembros del comité no han estado dispuestos a investigar el comportamiento del presidente.

La Oficina de Ética Gubernamental de los Estados Unidos, una agencia gubernamental independiente que supervisa al poder ejecutivo, tiene a su cargo el establecimiento de normas de conducta para el poder ejecutivo y la emisión de normas y reglamentos relativos a posibles conflictos criminales. Dado este mandato, y la autoridad jurisdiccional de la agencia, es esencial que la Oficina de Ética Gubernamental haga su trabajo y se asegure de que finalmente estas mujeres sean tomadas en serio y sean escuchadas.

Lea el texto completo de la carta aquí.